Portada / Opinión / La mentira y las matemáticas ponen a gobierno dominicano en aprietos con Irma.
Carlos Benoit

La mentira y las matemáticas ponen a gobierno dominicano en aprietos con Irma.

Todos estos datos oficiales contradictorios simplemente nos permiten ver que el huracán Irma solo sirvió para que las autoridades dominicanas le dieran otro millonario “tumbe” a las finanzas del pueblo. 

Por Carlos Benoit (especial para Primera Plana N. Y.).- Si hay algo que ha caracterizado los inhumanos e indolentes gobiernos de Danilo Medina es la manera en que han dejado abandonados a su suerte a las grandes mayorías mas vulnerables de nuestro país, los millones de personas cuyos niveles de pobreza rondan el umbral de la indigencia.

Por ello resultó sospechoso que desde muchos días antes de la inminencia del posible impacto o llegada a nuestro territorio de los eventuales efectos del huracán Irma el gobierno dominicano mostrara tanto interés en el mismo y cambiara vertiginosamente su comportamiento ante los peligros que acechan a los ciudadanos. No faltaron los comentarios de analistas políticos y comunicadores opositores o neutrales sugiriendo que la misma aparentaba ser una estrategia mediática, tal y como acostumbró a montar el ex asesor de confianza del presidente Danilo Medina, el capo de la mafia hoy preso en Brasil, Joao Santana.

Las realidades no se hicieron esperar. Todo el pueblo pudo observar la forma irresponsable e ilegal como algunos pseudocomunicadores pagos por la mafia gobernante permanecieron en televisión sobredimensionando el peligro y montando unos supuestos operativos logísticos de prevención y mitigación ante eventuales desgracias. El paso de las horas nos fue demostrando que la mayor parte no pasó de ser un montaje de propaganda mediática política, con intención de allanar el camino para un posible intento reeleccionista, en procura de recomponer de algún modo la deteriorada imagen pública de Danilo Medina, que actualmente flota en el hediondo estanque de la mayor corrupción que registra la historia de la República Dominicana.

Los pronósticos del National Hurricane Center (NHC) de Miami, Estados Unidos, en base a las estadísticas acumuladas y a las actuales observaciones satelitales en tiempo real no fallaron; como tampoco fallaron los pronósticos de los predictores meteorológicos acreditados internacionalmente en nuestra área. El curso del huracán Irma fue el mismo pronosticado desde una semana antes de su paso por el norte de la isla La Hispaniola, con una exactitud del 95% de lo previsto. Del mismo modo que los efectos sufridos por su impacto en nuestro país se limitaron a algunas lluvias con moderadas inundaciones en las zonas más vulnerables del este, nordeste, norte y noroeste de nuestro territorio y el esperado y pronosticado impacto de vientos de tormenta tropical en la costa norte. Nada más que eso.

Pero Danilo Medina es predecible. Ahora nos damos cuenta de que todo el montaje mediático no fue más que la plataforma para darle otro “tumbe” económico a los dominicanos. Observen bien y mediten sobre estos números. El gobierno anunció que desde el miércoles “estaba despachando la increíble suma de 360,000 raciones alimenticias para los desplazados con motivo del inminente paso del huracán Irma”. Del mismo modo se informaba de manera oficial que “se utilizarían unos 180 camiones contratados por el Estado a tales fines”. Como si ello fuera poco también se anunció “la disponibilidad del 100% de los hospitales del país para los fines de respuesta médica ante posibles eventualidades o emergencias”, haciendo hincapié en que “todos estaban completamente abastecidos con los medicamentos necesarios”. También publicaron la supuesta distribución de 30,000 colchonetas, 60,000 sábanas y 25,000 mosquiteros.

Lo que no calcularon Danilo Medina ni sus expertos en la mentira fue la posible honestidad de los miembros de la Defensa Civil, ni contaron con que por Ley el General Juan Manuel Méndez, director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) daría a conocer al final de los operativos las cifras estadísticas oficiales de desplazados y afectados por los efectos del extremo fenómeno atmosférico a su paso por el Océano Atlántico, al norte del país. El primer día de impacto (miércoles 6 de septiembre) los desplazados fueron solamente 19,116 personas, de las cuales solo 7,926 asistieron a albergues oficiales. Ya para el jueves 7, después del mediodía la cifra de desplazados se elevó a 24,076, de los cuales solo 10,701 permanecieron en albergues oficiales y los restantes 13,375 asistieron a hogares de familiares, vecinos o conocidos, quienes les suministraron cobija y alimentación de forma independiente.

Direccion del COE

Tomando en cuenta como válidas esas cifras oficiales publicadas de forma muy responsable por el director del COE tenemos una realidad muy distinta a las cifras de suministros anunciadas por el gobierno, las que contrastan en gran manera con las cifras del COE. Sabemos que el miércoles la situación climatológica aún era normal al anochecer, y que solo se desplazaron personas en la noche, como prevención ante la inminencia de la llegada de las primeras lluvias al amanecer del jueves. Ello significaría que solo pudo haberse suministrado cena y no desayuno ni almuerzo a los 19,116 desplazados que se reportaron el primer día. Se supone que a dicha cifra se les suministró teóricamente el desayuno del jueves 7. Hasta ahí solo suman 38,232 raciones alimenticias. El General Méndez elevó la cifra de desplazados a 24,076 después del mediodía del jueves, pero démosle el beneficio de la duda y supongamos que ese día recibieron almuerzo y cena (nunca desayuno porque aún no se habían sumado a los desplazados). A ello solo podríamos agregar 48,152 raciones adicionales, que sumadas a las anteriores 38,232 raciones totalizan solo 86,384. Sabemos que ya el viernes 8 todos estaban de regreso a sus casas, salvo los habitantes en los menos de 200 hogares que el mar y algunas inundaciones destruyeron parcial o totalmente.

Se puede apreciar claramente que la supuesta cifra de colchonetas, sábanas y mosquiteros se eleva por encima y hasta triplica la suma oficial de desplazados.

No se puede agregar un supuesto suministro de raciones alimenticias a los agentes policiales, efectivos militares ni personal de los organismos de socorro de la Defensa Civil, ya que los mismos se canalizan de manera directa por medio de sus respectivas instituciones, en uso de otros presupuestos. Del mismo modo nuestras investigaciones arrojan informes de que mayormente se usaron vehículos militares para la mayoría de los repartos.

Una gran mayoría de desplazados, entrevistados directamente en tiempo real desde los mismos refugios declararon insistentemente en que las colchonetas, las sábanas, los mosquiteros y las raciones alimenticias jamás llegaron a dichos locales.

Mas sorprendente aún es que desde la entrada de Danilo Medina como gobernante en agosto de 2012, hace ya mas de 5 años la casi totalidad de hospitales del país han sido declarados en estado de emergencia, en caótica y deficiente operación parcial y en medio de un desabastecimiento total de medicamentos e insumos y ahora, de repente y como con varita mágica se anunció un abastecimiento total y absoluto, además de una supuesta operabilidad de los mismos al 100% de una capacidad que todos sabemos no es cierto.

Comparen las 360,000 raciones alimenticias anunciadas por las autoridades con las 86,384 justificadas oficialmente por el COE, las cuales reportan muchos afectados que jamás llegaron. La diferencia abismal es de 273,616 falseadas mediante abultamiento, las que serán facturadas y pagadas con el dinero de los ciudadanos de la República Dominicana como buenas, válidas y servidas.

Todos estos datos oficiales contradictorios simplemente nos permiten ver que el huracán Irma solo sirvió para que las autoridades dominicanas le dieran otro millonario “tumbe” a las finanzas del pueblo.

Comentarios
Anuncios

Deja un comentario