Portada / Locales / Schneiderman emite alerta sobre estafas con tarjetas de regalo
Eric T. Schneiderman, Fiscal General del Estado de New York.

Schneiderman emite alerta sobre estafas con tarjetas de regalo

NUEVA YORK – El Fiscal General Eric T. Schneiderman emitió hoy una alerta al consumidor sobre los estafadores que utilizan tarjetas de regalo para cometer fraude contra los consumidores y, en particular, las personas de la tercera edad, luego de un aumento de las quejas recibidas por la oficina. El Fiscal General también anunció que su oficina se asociaría con el Consejo de Minoristas del Estado de Nueva York y AARP para adoptar medidas para proteger a los clientes y educarlos sobre estafas comunes que utilizan tarjetas de regalo. Además, la fiscalía se está reuniendo con tiendas minoristas, compañías de tarjetas de crédito y bancos para instituir medidas adicionales para proteger a los consumidores de estas estafas.

“Cada año, un sinnúmero de neoyorquinos pierden miles de dólares a través de una variedad de estafas financieras en constante evolución, la última de las cuales usa a las tarjetas de regalo y se dirige a personas de la tercera edad. Si bien es importante para los consumidores estar en alerta y reconocer una estafa potencial, las tiendas minoristas, compañías de tarjetas de crédito y los bancos también pueden desempeñar un papel para frustrar a los estafadores. Trabajando juntos para promulgar reformas de sentido común, podemos combatir a estos defraudadores y hacerlos rendir cuentas”, dijo el Fiscal General Schneiderman.

Las estafas de “los abuelos”, “el IRS” y otras estafas telefónicas y basadas en Internet son perniciosas y el daño resultante a los consumidores puede ser devastador. En muchos casos, los consumidores terminan perdiendo una parte significativa de sus ahorros.

Con estas y otras estafas similares, los estafadores proporcionan instrucciones que les permiten obtener fondos de la víctima. Aunque tradicionalmente los estafadores piden a los consumidores que envíen dinero a través de Western Union o MoneyGram, más recientemente, los estafadores han empleado otros métodos para robar los fondos de los consumidores, incluyendo el uso de una variedad de tarjetas de regalo o tarjetas de débito prepagadas. En la estafa del IRS, la persona que llama reclama ser una autoridad, un agente de policía, o del Servicio de Rentas Internas llamando sobre un saldo de impuestos vencido que se adeuda. La persona que llama normalmente le dice a la víctima que a menos que la deuda sea pagada inmediatamente, un equipo de oficiales vendrá a la casa de la víctima ese día para arrestarlo, o que ya se ha emitido una orden de arresto. En la estafa de los abuelos, un abuelo recibe una llamada de alguien que se hace pasar como un nieto alegando que él o ella está fuera de la ciudad o el país que enfrenta una necesidad urgente de dinero – pagar la fianza, pagar una multa o pagar reparaciones automotrices o gastos médicos. La persona que llama pide al abuelo que no se lo diga a sus padres.

La historia de un consumidor, que recientemente se convirtió en una víctima de la estafa de los abuelos, ilustra el impacto devastador que estas estafas pueden tener en los consumidores y las salvaguardias inadecuadas en las tiendas, bancos y compañías de tarjetas de crédito para evitar que sus clientes sean víctimas.

Una abuela de 82 años recibió una llamada de alguien que se hacía pasar por su nieta, y que estaba en problemas, alegando que había sido la pasajera de un automóvil conducido por su amiga, que fue detenida en Boston por la policía, y que se encontró cocaína en el auto por valor de $100.000 dólares. La “nieta” afirmó que había sido arrestada y necesitaba dinero para la fianza. Alguien posando como un sargento de la policía luego se puso al teléfono e instruyó al consumidor a comprar varios miles de dólares de tarjetas de regalo y llamarle de nuevo con los números en la parte posterior de las tarjetas. Después de que la abuela cumplió con la solicitud, los estafadores llamaron repetidamente en el transcurso de los próximos ocho días con pretextos adicionales, exigiendo más dinero.

La victima posteriormente compró tarjetas de regalo en aproximadamente diez ocasiones y en última instancia perdió un total de $36,000 en la estafa. En al menos cinco ocasiones, la abuela, que de otro modo incurría en gastos mínimos mensuales en sus cuentas de tarjeta de crédito, cargó miles de dólares de tarjetas de regalo en tres cadenas minoristas diferentes, con una sola transacción de $6.000 en una ocasión, $ 5.000 en otra, y $ 4,000 en otras dos ocasiones. Aunque varias de las transacciones con tarjetas de crédito provocaron alertas de fraude, lo que motivó a un representante de una compañía de tarjetas de crédito a ponerse en contacto con la consumidora en la fecha de la transacción para verificar los cargos en cada ocasión, después de que la consumidora indicara que había autorizado los cargos, los representantes de las compañías de tarjetas de crédito no hicieron más preguntas.

Después de agotar sus tarjetas de crédito, la consumidora se dirigió a su sucursal bancaria local y retiró $16,000 en efectivo, casi vaciando su cuenta bancaria, y posteriormente utilizó los fondos para comprar tarjetas de regalo adicionales, por un total de $ 5,000 en una tienda minorista por la mañana y $4,000 en una ubicación cercana del mismo minorista por la tarde. Los consumidores que han sido víctimas de estas estafas han comprado tarjetas de regalo en una variedad de tiendas minoristas de cadena, incluyendo Walmart, Target y Best Buy.

“El Fiscal General Schneiderman sabe que el primer paso para frenar esta despreciable estafa es una población de consumidores educados”, dijo Ted Potrikus, Presidente y CEO del Consejo de Minoristas del Estado de Nueva York. “El Consejo de Minoristas y sus miembros en todo el estado se comprometen a trabajar con él y su oficina en soluciones proactivas que ayudan a los compradores y minoristas por igual a conocer las señales de advertencia. A todo el mundo le encanta obtener una tarjeta de regalo – pero nadie debe ser estafado en la compra de las mismas. Damos la bienvenida a esta oportunidad de trabajar con el Fiscal General y su oficina”.

“Los estafadores nunca descansan, y los neoyorquinos más viejos son con demasiada frecuencia su presa de elección. AARP agradece al Fiscal General Schneiderman por ayudar a educar a miles de nuestros miembros a través de una tele conferencia hoy acerca de cómo protegerse de esta nueva estafa de “tarjeta de regalo” como parte de nuestros esfuerzos conjuntos y en curso con su oficina para combatir el fraude en todo el estado”, dijo Beth Finkel, Directora AARP del Estado de York.

El Fiscal General presentará hoy sus consejos a los miembros de AARP en una teleconferencia estatal, como parte de los esfuerzos conjuntos entre la Fiscalía General y AARP para educar a los consumidores sobre el fraude y tomar medidas concretas para combatirlo, incluyendo una serie de eventos de eliminación de documentos abierto público patrocinado por AARP que, desde Long Island hasta Búfalo durante las próximas dos semanas, en los que participará la Fiscalía General.

Los estafadores continúan siempre inventando nuevos esquemas para defraudar a los consumidores, por lo que es importante que los consumidores aprendan cómo protegerse tomando algunas precauciones básicas.

Consejos para evitar convertirse en víctima: Si la persona que llama es extraña, debe percibir un peligro potencial:

  • Nunca divulgue información personal a un desconocido por teléfono, incluso si afirma ser un representante de su banco, compañía de tarjetas de crédito o cualquier otra compañía con la que haya hecho negocios.
  • Nunca envíe dinero a través de Western Union, MoneyGram o cualquier otro servicio de cable a un extraño.
  • Nunca compre tarjetas de regalo con el propósito de proporcionar los números de la tarjeta de regalo a un extraño o alguien que dice ser un ser querido: las tarjetas de regalo no son una forma legítima de pago.

Si tiene un padre anciano o un ser querido:

  • Considere pasarles estos consejos y no asuma que no pueden ser victimizados.
  • Considere buscar su permiso para involucrarse en sus finanzas, incluyendo pedirle a las compañías de tarjetas de crédito que le avisen cuando hacen una compra inusualmente grande.
  • Asegúreles que deben consultar con usted antes de realizar un pago o una compra, especialmente si una persona que llama les ha indicado que no lo hagan.
  • Anímelos a comunicarse inmediatamente con usted y / o con la policía si reciben una llamada como la que se describe aquí.

El Fiscal General Schneiderman recuerda a los neoyorquinos que además de ser consumidores vigilantes, también deben reportar casos de fraude a su oficina. Se alienta a los consumidores a presentar quejas visitando el sitio web de la Oficina o llamando al 1-800-771-7755.

Comentarios
Anuncios

Deja un comentario