Portada / Internacional / Latinoamérica / Temer, acorralado, pero no renunciará y dice que demostrará su inocencia
Michel Temer Foto: AFP

Temer, acorralado, pero no renunciará y dice que demostrará su inocencia

Brasil.- Pese a estar acorralado por las denuncias de que avaló millonarios sobornos para comprar el silencio de eventuales delatores a la operación anticorrupción Lava Jato, el presidente de Brasil, Michel Temer, descartó esta tarde que vaya a renunciar y se defendió de las acusaciones.

“No renunciaré. Repito: sé lo que hice, sé sobre la rectitud de mis actos”, afirmó Temer durante un brevísimo discurso en cadena nacional desde el Palacio del Planato, en torno al cual la policía había montado un fuerte dispositivo de seguridad en las últimas horas. “En ningún momento autoricé que se pagara a nadie, no compré el silencio de nadie. Por una razón sencilla, no temo ninguna delación; no tengo nada que esconder”, enfatizó y recordó las buenas señales económicas que se han logrado en los últimos meses para sacar de la peor recesión de su historia.

Durante todo el día, algunos asesores y aliados le recomendaron que dar un paso al costado sería lo mejor para el país, sobre todo luego de que el Supremo Tribunal Federal (STF) autorizó ayer una investigación en su contra por presunto intento de obstrucción de la Justicia.

Sin embargo, el presidente se resistió a dejar el cargo, acusó a sus opositores de montar una conspiración política, y pidió al STF escuchar el audio que lo incriminaba.

Relacionado: Así fue el diálogo en el que Michel Temer avaló el pago de coimas

Según el diario O Globo, Temer instó en una reunión en marzo a Joesley Batista, dueño del gigante mundial de la alimentación JBS, a seguir pagando sobornos para mantener callado al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, condenado en marzo a 15 años de cárcel por su implicación en el esquema de corrupción en Petrobras.

La filtración surge de una grabación, hasta ahora sin difundir, realizada por el propio Batista y entregada a los fiscales de la Operación Lava Jato (‘lavadero de autos’) para obtener una delación premiada, con una futura reducción de penas.

Partidos opositores y organizaciones sociales se movilizaron desde el miércoles en Sao Paulo y otras grandes ciudades para exigir la renuncia del mandatario.

Temer, de 76 años, llegó al poder hace un año tras la caída de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente.

Temer y Cunha fueron los grandes artífices del impeachment motivado en acusaciones de manipulación de las cuentas públicas. La destituida mandataria, así como su Partido de los Trabajadores (PT), los acusan de “golpistas”.

– Brasil ‘no puede parar’ –

La “bomba atómica” soltada el miércoles por el diario O Globo amenaza con echar por tierra su intención de gobernar hasta fines de 2018, cuando vencía el mandato de Rousseff.

El ministro jefe de la Casa Civil (cargo equivalente al de un jefe de Gobierno), Eliseu Padilha, afirmó en un video que Brasil no puede “parar”. “En el gobierno tenemos que gobernar. Brasil y los brasileños no quieren y no van a parar. Brasil no va a parar”, proclamó.

Pero los comentaristas son prácticamente unánimes en señalar que el conservador Temer tiene los días contados.

“El comienzo del fin”, tituló su columna Merval Pereira, de O Golbo. “La grabación es un tiro en el corazón del presidente”, escribió Igor Gielow, de Folha de S.Paulo. “2018 llegó”, dijo sobriamente José Roberto de Toledo, de Estado de S.Paulo.

Dos diputados ya presentaron pedidos de impeachment de Temer.

Relacionado: Los cuatro escenarios políticos que podría afrontar el presidente Michel Temer en Brasil

La Constitución prevé que en caso de vacío en la Presidencia durante la segunda mitad de un mandato, el Congreso debe elegir un nombre para completarlo. Una perspectiva preocupante, dado el elevado número de legisladores bajo sospecha de corrupción.AFP

Comentarios
Anuncios

Deja un comentario